Doña Mela

by Romualdo on 02.01.2010

Mi amadísimo Jesús… acabamos de llegar de la funeraria y no quiero retirarme a dormir sin conversar un rato contigo… es que en momentos como este no podemos más que cuestionarnos sobre el sentido de la vida… no, no es que dude… al contrario, cuando nos encontramos de frente con la fragilidad del ser humano es que comprendemos que la única cosa real en nuestra vida es aquella que nos une a Ti… y esa no es otra cosa que la fe… fe en tu Palabra… en tus promesas… en tu amor… fe en el poder de la Cruz… y en la gloria de la Resurrección…

¿Sabes?… me resultan fascinantes las palabras de San Agustín: “La muerte es la compañera del amor, la que abre la puerta y nos permite llegar a Aquel que amamos”… si pudiéramos mirar la muerte de esta manera nos llenaríamos de gozo cuando uno de nuestros seres queridos tiene que partir…

Esta noche, escuchando las anécdotas y cuentos de Doña Mela no podía más que pensar en Ti… en cómo te hacías presente en su vida de mil maneras y en un sin fin de ocasiones… no te pido por ella porque sé que ya se encuentra a tu lado, gozando del descanso eterno… pero quiero presentarte a sus hijas, yernos, nietos y bisnietos… a sus hermanos y sobrinos… y a todas las personas que de alguna manera u otra fueron tocados por ella… te ruego que les concedas fortaleza… pero sobre todo, esperanza en su resurrección…

“La Vida se nos ha dado para buscar a Dios, la muerte para encontrarlo, y la eternidad para poseerlo” (P. Novet)… ¡qué todos podamos buscarte, encontrarte y poseerte siempre!

{ 1 comment… read it below or add one }

Jesús 02.02.10 at 1:29 am

¿Recuerdas cuando murió Lázaro, el hermano de Marta y María? Has leído muchas veces ese pasaje y siempre te admiras del amor que sentía por él, y de la manera como lo lloré aún sabiendo que en unos minutos lo resucitaría. ¿Recuerdas las palabras que le dije a Marta?

«Yo soy la resurrección. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?»

Sí, Romualdo, yo soy la resurrección y la vida. Pero para llegar a mí hay que despojarse de todo lo demás… hay que olvidarse de la vida del cuerpo para vivir la vida eterna. Así vivió Mela, y así quiero que vivas tú.

Te espero mañana,

Jesús

Leave a Comment

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Click to hear an audio file of the anti-spam word

Previous post:

Next post: